lunes, 26 de diciembre de 2011

Mensaje navideño del Rey

Los discursos del Rey de España se suelen caracterizar por su mesura y equilibrio. El mensaje de la pasada nochebuena estuvo en su línea habitual pero me gustaría exponer algunas anomalías que observé. La primera es de índole democrática, se trata de la imagen (ver foto) del belén navideño, representación cristiana de un Rey cristiano; pero D. Juan Carlos es, supuestamente, el Rey de todos los españoles, no sólo de los cristianos y por este motivo le es exigible la debida neutralidad institucional en materia de libertad de conciencia y religiosa.
Su Majestad elogió los sacrificios de las familias que han ayudado a los parados, luego veremos porqué no se le dede llamar sacrificio. No es cierto, como se afirmaba en el mensaje, que las causas de la crisis sean difíciles de precisar. Todos sabemos que tanto el Estado como algunos individuos han actuado irresponsablemente gastando lo que no tenían.
La tercera y más importante tiene que ver con el uso inadecuado del concepto sacrificio. Comentaba D. Juan Carlos la "deuda de gratitud con el sacrificio y dolor de las víctimas del terrorismo" pero no entiendo a qué tipo de "gratitud" ni a qué tipo de "sacrificio" se refería el monarca. Pudiera inferirse  como si las víctimas hubieran entregado sus vidas por un noble ideal (¿democracia? ¿libertad?) pero a mí me parece que esas personas no se sacrificaron por nadie ni por nada sino que fueron "sacrificadas" por sus asesinos etarras. No aprecio valor ni utilidad alguna en el sufrimiento causado a las víctimas y a sus familiares, que justifique en modo alguno el término "gratitud". Parece una inversión moral intentar  justificar (dijo más adelante: "su sacrificio no ha sido en vano") sus muertes a cambio de todavía no se sabe qué. ¿Alguien puede decirme a cambio de qué fueron sacrificados? Solamente un ser irracional entregaría su vida a cambio de nada, que es lo que ha ocurrido. 
Decía la famosa filósofa y novelista Ayn Rand en su ensayo La virtud del egoísmo: "El sacrificio es la entrega de un valor superior en beneficio de un valor menor, o de algo carente de valor...Una conducta basada en principios racionales es exactamente la opuesta: la persona actúa siempre de acuerdo con la jerarquía de sus valores y jamás sacrifica un valor superior en beneficio de uno inferior". 
Que yo sepa, a las víctimas de ETA no se les pidió que entregaran sus vidas a cambio de "democracia", "libertad"o "estado de derecho" y me parece un despropósito, o al menos un error conceptual, dar a entender que su sacrificio merezca gratitud alguna. Este enfoque perverso consigue -aunque no pretenda- edulcorar la muerte injustificada de los sacrificados en un altar, haciéndoles parecer mártires del Estado o de no sabemos qué religión o idea. 
Yo hago una lectura randiana, objetivista, realista sobre su sacrificio: el Estado español no ha sido capaz, como era su deber, de proteger la vida y hacienda de los ciudadanos frente a los sacrificadores asesinos (otra metáfora incorrecta del mensaje, refiriéndose a ETA, fue "pistolas asesinas"). Esto hay que reconocerlo sin ambages. Otra cosa distinta es admitir que combatir el terrorismo sea ciertamente difícil; o que no hayamos tratado a la ETA como lo que es, un enemigo mortal; o que tengamos una sociedad enferma donde algunos ciudadanos justifican el sacrificio político de víctimas inocentes y al resto parece no concernirle; o donde el lema "amarás a tu enemigo" -una de las mayores inmoralidades del cristianismo- sea admitido como algo honorable y digno.
Cuando el Estado no es capaz de proteger la vida de los ciudadanos (sólo unos pocos privilegiados llevan escolta) lo mínimo sería permitirles su propia defensa, autorizándoles a portar armas de fuego; de esta manera, si te matan, por lo menos que te maten luchando y no como a un conejo. 
Majestad, con todo respeto, ningún ser humano que se precie debe ser objeto de sacrificio alguno porque no es justo ni moral perder algo valioso, por ejemplo tu vida, a cambio de algo menos valioso o carente de valor. Tampoco parece razonable distorsionar la realidad hasta el punto alucinatorio de apreciar mérito  en el sacrificio de personas mientras sus sacrificadores disfrutan, algunos en libertad, los beneficios del Estado de derecho que pretenden destruir.

sábado, 26 de noviembre de 2011

Despido Libre

Todavía no entiendo los motivos por los que el Estado obliga al empresario a indemnizar a un trabajador en caso de despido. En ocasiones se cita el término "protección" del trabajador y determinados agentes sindicales y políticos aluden a supuestos derechos. Una posible explicación sería reconocer que la parte que rompe el vínculo laboral debiera indemnizar a la otra en virtud de un supuesto perjuicio ocasionado pero aún así no llego a comprender a qué perjuicio se refiere. Tampoco es entendible que el citado perjuicio se produzca desde el empresario hacia trabajador pero nunca a la inversa. 

En esta crisis que parece no tener fin, algunos sesudos políticos -de ideología colectivista- han sugerido que si las indemnizaciones hubieran sido más altas no hubiera habido tantos despidos; desde esa lógica, se debería despedir con 90 días o 180 días por año trabajado y todo arreglado. ¿Sencillo, verdad?. Lo malo de la ideología es que la gente piensa con el hígado en lugar de usar el cerebro. La ideología colectivista, por lo que parece, se construye en parte sobre el paradigma cristiano de que la riqueza es pecaminosa: "Es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja a que un rico entre al reino de los cielos". Solamente así es posible considerar al empresario como un ser malvado y que el Estado deba proteger a los trabajadores de sus posibles abusos. Argumentaré porqué no considero apropiada la indemnización por despido:

1º. Es una injerencia del Estado en la empresa, y como propiedad privada que es, compete en exclusiva a sus legítimos dueños tomar decisiones que afecten a su estructura interna. 
2º. La indemnización por despido ocasiona en algunos trabajadores una sensación de seguridad que lo va equiparando, a medida que transcurren los años, al estatus de impunidad laboral propia de un funcionario.
3º. En otros casos, los trabajadores se convierten en rehenes de su propia indemnización y, aunque desearían cambiar de trabajo, no lo hacen por no perder aquella. A veces sucede que el trabajador decide cambiar de trabajo y utiliza estrategias abyectas para forzar el despido improcedente; por ejemplo, disminuyendo su rendimiento laboral.
4º. Por último, la indemnización por despido se convierte en el mayor obstáculo a la contratación. Cuanto mayor sea la primera, menor será la segunda. 

Todo esto que expongo es vox populi entre empresarios e incluso entre los propios trabajadores pero los descerebrados que nos gobiernan no son capaces de entenderlo. Pueden comprender -y estoy de acuerdo- que debería ser igual de fácil casarse que divorciarse pero no quieren aplicar este mismo principio en el ámbito laboral. Mientras tanto el empleo no despega, se suceden los ERE,s, nuestros hijos bien cualificados deben emigrar y mucha gente se ve forzada a la economía sumergida. La economía es una ciencia social y en sus orígenes nació como ciencia moral (Adam Smith fue profesor de filosofía moral). El despido libre es una medida absolutamente moral, legítima y además conveniente para crear empleo y riqueza.

sábado, 12 de noviembre de 2011

Contra la Fundación Tripartita (I)

Muchas personas han oído hablar de la Fundación Tripartita. Desde 2004 llevo trabajando con ella puesto que mi empresa es "Entidad Organizadora" de los cursos que se imparten en las empresas. Me gustaría compartir con ustedes algunas reflexiones sobre este sistema estatalista de promover la formación continua de los trabajadores e intentaré argumentar, desde una óptica liberal, que se trata de un sistema perverso.

El sistema funciona así: Cada vez que un empleado cobra su nómina y cada vez que un empresario paga los seguros sociales, el Estado les detrae (a ambos) una cantidad de dinero que luego debe ser empleada necesariamente en la formación de los trabajadores que integran una empresa. La cantidad detraída durante un año natural a toda la plantilla es el crédito que la empresa dispone para gastar al año siguiente en cursos. Las empresas contratan a formadores o envían a sus trabajadores a diferentes cursos y pagan las facturas correspondientes. Las cantidades satisfechas son devueltas a la empresa mediante bonificaciones en los seguros sociales (TC1). Si la empresa no gasta en formación o le sobra dinero a final de año, el Estado se embolsa el sobrante y materializa un "saqueo" más, de los muchos a los que estamos sometidos en nuestro actual sistema colectivista. 

Hecha esta introducción, expondré algunas consideraciones:
1. Al actuar de esta forma, el Estado presupone que tanto empresarios como empleados son seres irresponsables incapaces de invertir en formación y por eso es preciso quitarles su dinero de forma preventiva "por su propio bien" para forzarles a que hagan cursos.
2. Las normas que regulan la realización de los cursos bonificados y los trámites que se realizan a través de una aplicación telemática suponen unos costes extra para la empresa. Por ejemplo, deben contratar personal extra para usar el sistema o bien deben contratar empresas de formación y consultoras -como es mi caso- para que les realicen estos trámites. Esta barrera de conocimiento, ocasionada por la regulación estatal, ha ocasionado que muchas PYMES no hayan sabido usar el sistema y hayan perdido año tras año su dinero.  
3. En los últimos años han proliferado las empresas de formación que ofrecen "cursos gratis" bonificados para que las empresas gasten su dinero, a veces sin criterio ni sentido. Consumir el crédito antes de fin de año para que no se lo quede papá-Estado suele ser un argumento de ventas. 
4. Otro problema recurrente es que cualquier error en los trámites supone una disconformidad de la F. Tripartita con la consecuente devolución de parte del dinero.
5. Los empresarios y autónomos están excluidos del sistema y no pueden beneficiarse de los cursos.

Es una contradicción que el Gobierno enaltezca la competitividad de las empresas y haga todo lo contrario. La acción preventiva del Estado y las regulaciones -en este y otros aspectos- sobre las empresas es un lastre para su competitividad. Hemos visto un ejemplo de cómo el Estado, actuando tal vez de buena fe pero con un paradigma equivocado, perjudica gravemente a los ciudadanos; como algunos padres que alegan querer a sus hijos pero los hacen infelices. Lo que yo he observado es que muchas empresas sobreviven, no gracias a la acción del Estado, sino a su pesar. Existen causas objetivas que explican la precaria situación económica de España. La principal, a mi entender, es poseer creencias falsas.

miércoles, 9 de noviembre de 2011

Debate Rubalcaba-Rajoy: Lo que no se dijo

El "Gran Debate", como pomposamente titularon los organizadores del pasado cara a cara televisivo entre Rubalcaba y Rajoy resultó ciertamente decepcionante. Cada candidato se presentó con la lección aprendida y más que un debate la discusión parecía seguir un guión preestablecido. De hecho, Rajoy, por dos veces espetó a Rubalcaba: "Sabía que usted me lo iba a decir...". En fin, asistimos a un montaje espectacular de medios y marketing televisivo para tan poca cosa.
Es cierto que en España hay 5 millones de parados y que los aspectos económicos y laborales son una gran preocupación de los ciudadanos. Sin embargo, en España somos 46 millones y a todos -parados y activos- nos interesan muchas cosas que a modo de "pacto entre pillos" no se dijeron. 

Ni una sola mención a la corrupción política, a mi entender, principal problema de España. 
Ni una sola mención a la politización y manipulación de la Justicia y tampoco a su lentitud e ineficiencia.
Ni una sola mención (salvo el asunto de las Diputaciones) al cáncer que supone la estructura política del Estado, con 4 niveles administrativos, y que todos debemos sostener a costa de rascarnos el bolsillo. 
Ni una sola mención a eliminar el Senado, institución claramente prescindible. 
Ni una sola mención para eliminar las asignaciones económicas que reciben los partidos políticos y sindicatos. 
Ni una sola mención para citar el papel mafioso de los sindicatos, corresponsables de tantas empresas destruidas. 
Ni una sola mención a las miles de empresas públicas creadas principalmente por PP y PSOE en todos los niveles de la Administración y que han servido para robar el dinero a los ciudadanos (vía impuestos) y regalárselo a sus afiliados, amigos, primos, cuñados, queridas y demás fauna que habita en el clientelismo político. 
Ni una sola mención para modificar el sistema electoral. Rubalcaba mencionó (poner una cruz) tímidamente instaurar las listas cerradas, y la pregunta es: ¿por qué en 7 años no lo han hecho?
Ni una sola mención a las miles de empresas y autónomos jodidos porque los ayuntamientos no les pagan sus facturas y los mandan a la quiebra; ¿cuantos alcaldes han ido a la cárcel por no pagar?; eso sí, en el primer pleno de cada legislatura todos los concejales votan por unanimidad su propia subida de sueldos. ¡Menuda panda de mamones!
Ni una sola propuesta para rebajar las tasas excesivas que los ciudadanos debemos pagar a notarías y registros de la propiedad. 
Ni una sola propuesta para eliminar la obligatoriedad de pertenecer, por cojones, a los Colegios Profesionales; cuando debería ser voluntario tal y como se hizo con las Cámaras de Comercio. 
Ni una sola propuesta para reducir el estatus faraónico y ostentoso de los altos cargos públicos, diputados, senadores y demás "señorías" cuando están en activo y cuando se jubilan. 
Ni una sola mención para abolir los privilegios manifiestamente inconstitucionales de la Iglesia Católica y la asignación de 10 mil millones de euros que recibe del Estado. 

En fin, no quiero extenderme más, pero lo importante del "pequeño debate" y "gran farsa" no fue tanto lo que dijeron sino lo que culposamente ambos pillos callaron. Señores Rucalcaba y Rajoy, algunos españoles no somos idiotas y todavía nos queda algo de sesera para culpar a los dos grandes partidos de la mierda de país que tenemos. 

martes, 20 de septiembre de 2011

Ni ignorante, ni cobarde

La mejor forma de combatir la actuación de "algunos" (no generalicemos) funcionarios ignorantes, abusadores o chulescos; es conocer nuestros derechos y exigirlos. Recomiendo 3 consejos:

1º. Llevar una copia (reducida) en la cartera con esto:

Ley 30/1992.
Artículo 35. Derechos de los ciudadanos.


Los ciudadanos, en sus relaciones con las Administraciones Públicas, tienen los siguientes derechos:

A) A conocer, en cualquier momento, el estado de la tramitación de los procedimientos en los que tengan la condición de interesados, y obtener copias de documentos contenidos en ellos.

B) A identificar a las autoridades y al personal al servicio de las Administraciones Públicas bajo cuya responsabilidad se tramiten los procedimientos.

C) A obtener copia sellada de los documentos que presenten, aportándola junto con los originales, así como a la devolución de éstos, salvo cuando los originales deban obrar en el procedimiento.

D) A utilizar las lenguas oficiales en el territorio de su Comunidad Autónoma, de acuerdo con lo previsto en esta Ley y en el resto del Ordenamiento Jurídico.

E) A formular alegaciones y a aportar documentos en cualquier fase del procedimiento anterior al trámite de audiencia, que deberán ser tenidos en cuenta por el órgano competente al redactar la propuesta de resolución.

F) A no presentar documentos no exigidos por las normas aplicables al procedimiento de que se trate, o que ya se encuentren en poder de la Administración actuante.

G) A obtener información y orientación acerca de los requisitos jurídicos o técnicos que las disposiciones vigentes impongan a los proyectos, actuaciones o solicitudes que se propongan realizar.

H) Al acceso a los registros y archivos de las Administraciones Públicas en los términos previstos en la Constitución y en ésta u otras Leyes.

I) A ser tratados con respeto y deferencia por las autoridades y funcionarios, que habrán de facilitarles el ejercicio de sus derechos y el cumplimiento de sus obligaciones.

J) A exigir las responsabilidades de las Administraciones Públicas y del personal a su servicio, cuando así corresponda legalmente.

K) Cualesquiera otros que les reconozcan la Constitución y las Leyes.

2º. Llevar un bolígrafo que escriba.
3º. Tener un mínimo de dignidad y valor para exigir tus derechos.

Recuerda: ¡ No es posible exigir tus derechos si eres un ignorante o un cobarde, o ambas cosas a la vez !

lunes, 19 de septiembre de 2011

Universidad de La Laguna o Parque Jurásico

Actualmente estoy sobrellevando, con bastante disgusto, el proceso administrativo para matricularme de un Master Interuniversitario en la Universidad de La Laguna (ULL). Se trata de un programa mixto: presencial en la Universidad de Valladolid y resto on-line, donde el alumno puede matricularse en cualquiera de las 6 Universidades participantes. 

Cuando hice la preinscripción presenté las fotocopias del Plan de Estudios (Licenciatura) pero tuve que volver a llevar los originales. En esta segunda visita (12 sep), había otra cola monumental y -listillo de mí- me dirigí al Registro General (Rectorado) a depositar el citado documento, y así ahorrarme la jodida cola. Allí, una funcionaria grande, 55 años, rubia (para escarnio); estaba presta a joderme la mañana. De forma desagradable, me quiso rebotar al negociado del que había huido, aduciendo que eran "normas superiores" y que el Registro no aceptaba esos documentos. Menos mal que uno estudió en "colegio pago" y pude callarle la boca echando mano de la Ley 30/1992, de Procedimiento Administrativo, que parecía ignorar. Tampoco debía conocer el Real Decreto 772/1999, porque, a pesar de mi insistencia, se negaron a darle número de entrada a la copia sellada. Me tuve que ir malhumorado y con el sello "vacío" porque hacer razonar a un ignorante es como darle medicina a un muerto. De todo esto presenté queja por email al Secretario General, Sr. Rodríguez Calero, con copia la Vicesecretaria, Sra. Soriano Torres, sin que ninguno se haya dignado contestar. Supongo que sus múltiples y superiores obligaciones se lo han impedido, o tenían el buzón de correo lleno o quizá les importe un carajo mi queja (siempre hay una "mosca cojonera" quejándose de chorradas).

Esta tarde (19 sep), cuando subí a La Laguna a matricularme (Estudios de Posgrado), ya sabía lo que me esperaba. Me había pasado toda la mañana llamando por teléfono para averiguar la hora de la cita sin que cogieran los dos teléfonos del negociado. Ya sabemos que los funcionarios no se pelean precisamente por coger el teléfono y así suele quedar: "unos por otros, la casa sin barrer". Total, que había obtenido cita previa "para la tarde"; de 5 a 8, con un par de cojones. Una vez en La Laguna, les pedí, por favor, que me dijeran una hora aproximada, que tenía el Nº 29, pero fue en vano. Dos funcionarias me respondieron lo mismo: "es imposible" saberlo, debe aguardar su turno. Ante mi tenaz insistencia, la Jefa de Negociado, cual pistolera de western, "desenfundó" ipso facto una hoja de reclamaciones y me pidió, con la frialdad de quien está quemada de tratar con el molesto público, que la rellenara. Mientras tanto, el pasillo abarrotado de infelices era un poema: unos suspiraban, otros se apoyaban cansinamente en las columnas del vetusto edificio, los más jóvenes jugaban con sus móviles y un servidor se mordía  las uñas. En fin, que me tragué dos horas como dos soles y al final no me sirvió para nada porque las listas definitivas no se habían publicado. Vamos, como para ponerse a mear y no echar ni gota. Si usted quiere hacerle una buena putada a un enemigo, recomiéndele que se matricule de algo en la ULL.

La ULL es una muestra evidente de por qué Canarias es una de las regiones más subdesarrolladas de España. Resulta inaudito que mientras en otras universidades españolas es posible matricularse on-line, nosotros, los putos canarios, tengamos que soportar tanta ineficiencia, tengamos que rellenar los mismos datos una y otra vez en impresos similares, tengamos que aportar una fotocopia del DNI en cada nuevo trámite y sin olvidar la foto tamaño carné. Malditos burócratas. Me cago en sus estampas. Cualquiera que viese esta panda de inútiles diría que en la ULL "han prohibido pensar".Y lo que es peor, actúan como si nuestro tiempo -que es nuestra vida- valiera una mierda. ¿Dónde están los catedráticos y doctores en organización empresarial? Tanta toga y birrete para esto. Por favor, que llamen al responsable del Registro del Cabildo de Tenerife -que funciona eficientemente- y que se haga cargo de este Parque Jurásico lagunero. Pobres estudiantes canarios. Si lo sé, me matriculo en otro sitio. Tal vez esté a tiempo.

viernes, 6 de mayo de 2011

EEUU versus España

Esta mañana nos hemos levantado con una pésima noticia: Bildu estará en las próximas elecciones. El Tribunal Constitucional, el mismo que tardó 3 años en pronunciarse sobre el Estatuto Catalán, ha revocado de manera exprés la sentencia del Supremo, en la que se decía que Bildu era un proyecto del complejo ETA/Batasuna. El grueso de Magistrados, como perros fieles a quienes les dieron el cargo y cuantiosa nómina, han dictado en conciencia: la de sus amos. La jugada ya se veía venir y no nos pilla de sorpresa. De sobra conocemos la finalidad de un Tribunal Político: es la correa de transmisión del Ejecutivo para partirle las piernas a la Justicia y ponerla de rodillas.

En estos pasados días hemos podido ver lo que hace EEUU -una nación decente y ejemplar- con los terroristas. Los norteamericanos saben bien que un terrorista es un enemigo mortal y que la supervivencia de sus ciudadanos y de la propia nación es algo que hay que defender a toda costa y con la máxima firmeza.

EEUU busca, persigue, condena y mata a sus enemigos mortales. Planea una operación especial en territorio pakistaní para eliminar a "Jerónimo" Bin Laden y no avisa a su gobierno, no vaya a ser que le den el chivatazo y se les escape. En España, la propia policía da el chivatazo a los etarras del caso Faisán para evitar que otros compañeros del mismo Cuerpo los detengan. ¡Qué país tan raro! En España el operativo hubiera consistido en coger con vida a Bin Laden y luego soltarlo para hacerlo concejal o alcalde. 

EEUU organiza operaciones especiales donde personas, aviones, helicópteros y medios tecnológicos intervienen, y decenas de militares arriesgan sus vidas para rescatar a un sólo piloto caído en territorio enemigo o para rescatar a un buque secuestrado por piratas. En España preferimos pagar directamente el rescate (es más barato) y así evitamos problemas. Preferimos hacer como que perseguimos a los piratas con helicópteros hasta una playa pero los dejamos escapar no vaya a ser que luego tomen represalias.

EEUU celebra una victoria y la eliminación de su mortal enemigo; su población sale a las calles a festejar la noticia; su presidente acude a la zona cero, deposita una corona de flores y se entrevista con representantes de la Policía, Bomberos y familiares de las víctimas. En España permitimos que a los terroristas se les haga homenajes y que se haga apología del terror. Permitimos que asesinos en serie esten en libertad o se hayan fugado por "errores judiciales". En España se profana la memoria de las víctimas y se humilla a los que quedaron con vida y a sus familiares.  

En EEUU piensan que los asesinos son responsables de sus actos y que deben pagar por sus crímenes. Consideran que la justicia debe tener un efecto reparador del daño ocasionado y que es necesario preservar a los justos de los malvados. En España preferimos "poner la otra mejilla", una norma cristiana carente de sentido, absolutamente inmoral y altamente peligrosa para el ser humano y la sociedad.

La decisión del Alto Tribunal ("Alto" porque se habrá reunido en el 6º piso) es una constatación de la inversión moral que sufre España, de la bajeza de sus gobernantes y "Altos Magistrados", de la cobardía institucionalizada, de la muerte de la razón y de la transposición entre bondad y maldad. En EEUU los ciudadanos están orgullosos de su país y pueden mirar con el gesto altivo. En España los ciudadanos -a excepción de los terroristas vascos- caminamos hoy con la vergüenza a cuestas y la cabeza gacha.


sábado, 30 de abril de 2011

5 millones de parados

El paro en España roza los 5 millones de personas. La economía española me recuerda al Titanic: España se hunde y el Estado, cual orquesta en la cubierta del  buque, sigue tocando la misma partitura con la resignación final de una muerte inevitable. Y digo el Estado, porque el virus que nos infecta está activo en todos los niveles de la Administración.

Tenemos 5 millones de parados porque hemos querido desafiar las leyes de la economía, que es lo mismo que desafiar la ley de la gravedad mediante una nuevo teorema físico publicado en el BOE. Nuestros gobernantes -escasamente cualificados para la faena- han creído firmemente en el mito "querer es poder" y la realidad les viene propinando cada mes un tremendo bofetón, pero aún así no aprenden y la Nación va de culo. Un sabio de la Sierra de Aracena  me dijo un buen día: "cuando la cabeza va mal, los pies se van tropezando".

Tenemos 5 millones de parados porque España se desangra y los gobernantes, en lugar de hacer las reformas "a corazón abierto", como era obligado; se han dedicado al marketing político de la tirita en la herida y la oración a San Judas Tadeo, el santo del trabajo. Piensan que la realidad puede ser falseada de la misma manera que manipulan la opinión pública, arte en la que son maestros. ¡ Pobres ilusos !       

Tenemos 5 millones de parados porque todavía no hemos entendido que los autónomos y empresas son quienes crean empleo, no gracias a la Administración, sino a su pesar. Hemos demonizado al creador de la riqueza y ahora nos preguntamos por qué nadie quiere contratar a nadie. La Nación ha vivido a costa de chupar la sangre a los productores, para mantener a un ejército de inútiles, amigos y parientes; todos clientes políticos de un sistema inmoral y corrupto. Y ahora nos preguntamos por qué la mayoría prefiere ser funcionario, de lo que sea, pero funcionario.

Tenemos 5 millones de parados porque ser empresario es un calvario de trámites, impuestos, permisos, licencias, mordidas y leyes veleta que cambian según la inspiración y la insensatez del ministro de turno, y si no que se lo pregunten a los pocos empresarios que tabicaron sus restaurantes (tabaco) para nada.  

Tenemos 5 millones de parados porque asistimos a una inversión moral donde el productor es considerado capitalista; el empleador, negrero; el comerciante, ladrón; el banquero, usurero; y el intermediario, estafador. Hemos castigado a los creadores del empleo productivo con el descrédito y escarnio propios del criminal y ahora nos preguntamos por qué no hay más "vocación emprendedora".

Tenemos 5 millones de parados porque las leyes laborales se han construido sobre el paradigma de que el capitalismo es perverso y que los mejores hombres y mujeres: aquellos que arriesgan su patrimonio, usan su intelecto y trabajan 12 horas al día; deben indemnizar -sin causa lógica- a quienes prefieren la obediencia y la seguridad. Hemos sustituido la meritocracia por el igualitarismo fomentando la idea de que  "nadie es mejor que nadie" y ahora nos preguntamos por qué los mejores abandonan el país.

Tenemos 5 millones de parados porque el Estado ha metido las narices en todo, intervenido todo y controlado todo para convertir a los ciudadanos en menores de edad vitalicios. Hay a quien no le importa estar parado porque cree que es deber del Estado mantenerle. Pero el Estado no puede darle dinero sin antes habérselo quitado a otro trabajador. El Estado social, mal administrado, se convierte en un formidable productor de vagos; y ahora nos preguntamos por qué hay gente que rechaza un empleo.

Desde 2008, el Gobierno se ha ido equivocando ante cada sucesivo desastre. En lugar de controlar la inmigración, prefirió dar "papeles para todos", incrementando la población de forma alarmante. En lugar de exigir funcionarios más eficientes y dedicados prefirió reducirles el salario, acaso pensando: "para lo que poco que trabajan, bastante cobran". En lugar de reducir el "mamoneo institucional" y el despilfarro prefirió la infamia de congelar las pensiones de nuestros mayores. En lugar de reducir el gasto corriente del Estado, prefirió subir el IVA, asfixiando aún más nuestra maltrecha economía. En lugar de obligar a los Ayuntamientos a pagar a sus proveedores, evitando su quiebra; propuso un Plan "E" para hacer obras innecesarias e improductivas. Todo un cúmulo de desastres.

La famosa novela La rebelión de Atlas (Ayn Rand); describe un escenario parecido: EEUU es una nación en ruina debido a la corrupción y a una política económica intervencionista. Los empresarios cada vez tienen mayores dificultades para sacar adelante sus negocios, deciden tirar la toalla y van cerrando, poco a poco, sus empresas. El paro aumenta considerablemente y el país se sume en el caos económico y la miseria. Comienzan las revueltas, disturbios y la población se dedica a incendiar los edificios gubernamentales. El industrial y líder de la rebelión, John Galt, pronuncia en un discurso radiofónico: "Nosotros, los hombres de razón, nos declaramos en huelga..."

domingo, 24 de abril de 2011

Montecarlo versus Barcelona



El pasado 17 de abril Rafael Nadal se impuso a David Ferrer en la final del Masters 1000 de Montecarlo. La ceremonia de clausura fue presidida por el Príncipe Alberto de Mónaco, que en la foto aparece acompañado de su prometida, la nadadora sudafricana Charlene Wittstock. Pudimos ver con orgullo cómo se izaba -por séptima vez consecutiva- la bandera de España a los acordes del Himno Nacional.
Hoy día 24 de abril, una semana después; en el Torneo Conde de Godó, celebrado en Barcelona, se repitió el mismo duelo entre los dos jugadores mediterráneos (Nadal es balear y Ferrer, alicantino), con idéntico resultado. La clausura fue presidida por la Infanta Cristina, acompañada de autoridades catalanas como Artur Mas y Jordi Hereu. Este vez, paradójicamente, no pudimos ver ondear la Bandera ni escuchar el Himno. Sugeriría a su Alteza Real que antes de acudir a un evento, se asegurara de que no se omitirán los símbolos de la nación española y espero que la Familia Real haga su trabajo sin bajarse los pantalones ante este desaire con tinte independentista. Si la Monarquía, como institución de la nación española, no es capaz de defender la españolidad de Cataluña en Cataluña, entonces prefiero que sea sustituida por la República.

sábado, 16 de abril de 2011

Fin de la cuota cameral

Ayer pagué la última cuota a la Cámara de Comercio, año 2009. Gracias a la crisis y a la menor facturación de mi empresa, esta vez el saqueo ha sido algo menor: unos 58 €. Alguien podría pensar que es poco dinero, pero siempre es demasiado cuando no se recibe nada a cambio.

El Gobierno ha decidido suprimir, a partir de 2011, esta exacción a todas luces injusta. El diccionario de la Lengua Española define  exacción como: "cobro injusto y violento". De ahí que el gremio empresarial lo denominara coloquialmente: "impuesto revolucionario", debido seguramente a su naturaleza coercitiva y arbitraria. Los sistemas políticos colectivistas, como el español, legislan quitando el dinero a quien lo produce para regalárselo a otro que no lo ha ganado. Todo basado en el ideal sofista del "estado social".

La decisión se ha tomado dentro de un paquete de medidas liberalizadoras para fomentar la inversión y la creación de empleo. Se lo agradecemos al Gobierno al igual que la víctima agradece al terrorista el cese de la extorsión. En buena ley, lo único que ha hecho el Gobierno es suprimir una disposición  injusta y abusiva. Los gobernantes deberían obrar siempre justamente y no sólo impelidos por las circunstancias, la sedición o el levantamiento del pueblo.

Todo impuesto es un pago exigido por una autoridad para cubrir los gastos de la comunidad, cuando aquellos no son susceptibles de imputarse individualmente. Por eso, entre todos pagamos el alumbrado público pero cada uno se paga la luz de su casa. La cuota cameral era una exacción injusta porque los servicios de las Cámaras de Comercio sí podían ser imputados a sus beneficiarios, de manera individual.

A partir de ahora, las Cámaras seguirán con su legítima misión pero tendrán que hacer lo que hace todo hijo de vecino: Ponerse a vender. Los sueldos de sus empleados y los gastos de sus magníficas instalaciones deberán sustentarse a partir de ingresos económicos basados en el comercio justo, que no es vender artículos exóticos o étnicos en tiendas de una ONG; sino el intercambio libre y consentido de bienes y servicios entre dos partes, sin que medie la coacción o la fuerza.

Es relevante que los gobernantes tengan muy en cuenta lo anterior para que la justicia prevalezca. Todavía quedan muchas medidas injustas, como la obligatoriedad de que las empresas con más de 50 empleados, deban tener en su plantilla el 2% de discapacitados. Por la misma regla, todas las familias con ingresos mensuales superiores a los 8.000€ (por dar una cifra) deberían contratar -también por cojones- a una empleada doméstica discapacitada. ¿Por qué nos parece apropiado para la empresa lo que para nosotros sería inadmisible?.

Mientras el altruísmo de la nación (amparado en el art. 49 de la Constitución Española) y el colectivismo sean impuestos a la fuerza sobre los sufridos hombros de la empresa, por pura lógica de las cosas, escasearán las personas que estén dispuestas a ser empresarios; el fraude fiscal será moralmente admisible y la economía sumergida, la única opción de supervivencia de muchos autónomos y PYMES.

martes, 22 de marzo de 2011

Regeneración política

Es notorio el hartazgo que los ciudadanos tenemos ante la ineficacia -cuando no corrupción- política en los distintos niveles de la Administración Pública. Para que la política sea una actividad eficaz y decente, los políticos deben también serlo y, por desgracia, no abunda ni lo uno ni lo otro en esta casta privilegiada que nos gobierna.

Existen diferentes formas de regenerar la política. La primera es que los partidos mayoritarios renuncien de forma voluntaria al exceso de poder que ahora tienen y se lo devuelvan a los ciudadanos (ejemplo: listas abiertas). Un caso aislado fue la limitación de 8 años que se autoimpuso el presidente Aznar pero esto fue testimonial. Ya se sabe que el ejemplo es condición necesaria pero no suficiente. Los que están en la política por poder y no por servicio público, considerarán lo anterior una especie de "harakiri" y rajarse la barriga es jodido. Una forma de reducir el nepotismo sería la autosupresión de las empresas públicas pero esto es como pedirle al ladrón que devuelva voluntariamente lo robado. Es decir, esperar que el cambio provenga motu proprio desde la casta es como pedirle peras al olmo.

La segunda forma sería la irrupción en la escena política de un liderazgo nuevo y reformador que apostase claramente por acotar esta partitocracia rampante que tanto daño ocasiona a la sociedad. Se necesitaría un líder carismático, valiente, pero sobre todo decente; y una organización capaces de ilusionar a la sociedad y prestigiar la política.

La tercera vía parece la más probable, se trata de que los ciudadanos ejerzan la presión suficiente para forzar los cambios políticos (lo estamos viendo en el norte de Africa). De momento, no parece sensato echarse al monte cual maqui pero debemos utilizar todos los medios legales a nuestro alcance para evitar los excesos de la casta.

Internet es un medio no sujeto -de momento- al control que ejerce el poder político en los medios tradicionales (TV, radio y prensa) y esto es relevante. Podemos y debemos seguir difundiendo lo que los ciudadanos cabalmente deseamos, denunciando los excesos y exigiendo, antes de dar el voto, que esas demandas se reflejen en los programas electorales. Podemos usar el marketing viral que proporciona Internet para forzar la regeneración política.

sábado, 12 de marzo de 2011

10 propuestas para exigirles a los políticos


Estas propuestas las he recibido por la red. Algunas han sido ligeramente modificadas   según mi propio criterio. Sabemos que los políticos se mueven en función de la opinión pública y de la presión que la sociedad ejerza sobre ellos. Por eso he decidido incorporar estas medidas en mi blog. Recordemos lo que decía Edmund Burke: “Para que la maldad florezca, sólo hace falta que la gente buena no haga nada” . Las medidas son:

1. Fijar el salario de los políticos por ley y que se introduzcan parámetros de proporcionalidad. Eliminar las pensiones vitalicias e igualar el sistema de cálculo al resto de ciudadanos del Estado español.

2. Que cada político pague de su salario todos los gastos que tenga: viajes, representación, secretarios, asesores, dietas, comidas, telefonía, etc.. 

3. Agrupar ayuntamientos, mancomunar servicios y eliminar instituciones, organismos y servicios no útiles o redundantes (Senado, Diputaciones provinciales).

4. Reducir los representantes de cada institución. 50% Congreso: 175 diputados. Parlamentos autonómicos: un representante por cada 100.000 habitantes o más. Ejemplo: Canarias: 2,1 millones de habitantes, pasaría de 60 a 21 parlamentarios.

5. A cada político se le exigirá responsabilidad penal y económica de las decisiones culposas o dolosas que ocasionaren pérdidas al erario. Pagarán de su patrimonio (como un trabajador autónomo) las pérdidas ocasionadas y se les inhabilitará para ejercer cargo publico. 


6. Todos los contratos efectuados por las AAPP serán publicados en los Boletines Oficiales y páginas web institucionales. Se prohibirá aumentar el presupuesto una vez adjudicado.

7. Eliminar las subvenciones a organizaciones de empresarios, sindicatos, partidos políticos, confesiones religiosas, fundaciones, ONG, etc. Todos los anteriores deberán financiarse mediante donaciones privadas de carácter voluntario (afiliados, simpatizantes, etc.)


8. Limitar el mandato de los cargos públicos a 8 años.


9. Cambiar la ley electoral para que sea más proporcional al censo y hacer listas abiertas y por circunscripciones.


10. limitar el número de altos cargos de libre designación a ministros, secretarios de estado y subsecretarios. El resto de nombramientos serán de entre los funcionarios y en comisión de servicio temporal. 

jueves, 10 de marzo de 2011

Robo en un convento

Con respecto al robo de 450.000€ (inicialmente eran 1,5 millones) en el convento cisterciense de Santa Lucía (Zaragoza), me  resultan extrañas varias cosas: lo primero es que una institución religiosa que tradicionalmente practica la pobreza, amasara tal cantidad de dinero. Su procedencia también es asombrosa:  ¿para qué necesitarían las monjas ahorrar dinero durante 40 años? ¿Acaso previeron antes que nadie esta crisis y se dedicaron a garantizar su propio futuro y el de su institución? Eso sí que es un plan de jubilación y no los camelos que nos ofrecen en los bancos.

También es sorprendente que la encuadernación de libros y la producción artística de Isabel Guerra -la "monja pintora"- fuera una actividad tan lucrativa. Creo que la familia Ruiz Mateos la va a fichar para reflotar Nueva Rumasa

Los religiosos utilizan a menudo el dicho: "Dios proveerá", pero estas monjitas industriosas han preferido: "A Dios rogando y con el mazo dando". Por supuesto, todo en "B". Ya lo decía en mi artículo "Economía sumergida" que este sistema es cojonudo y además reduce el mamoneo de la casta política. 

Si bien estas monjas son un ejemplo de laboriosidad y frugalidad dignas de encomio, no  lo son de sensatez. Dejar casi medio kilo en bolsas de plástico dentro de un armario no se le ocurre a nadie. ¿Por qué no disponer de una cuenta corriente en un banco? ¿Por qué no instalar una caja fuerte? Según su abogado, las monjas preferían guardar el dinero en el convento para tenerlo más a mano dado que no podían salir a la calle con frecuencia a sacarlo. En todo caso sería a meterlo.

Que Rubalcaba, Elena Salgado y Pepiño Blanco se anden al loro porque en la próxima remodelación ministerial, la que vendrá después de que sigan sin aparecer los "brotes verdes" de marihuana, los veo en las colas del INEM. Lo que necesita ZP en su gabinete no son ministros del tres al cuarto sino monjas previsoras. ¡Otro gallo cantaría!

sábado, 5 de marzo de 2011

La duración de la crisis

El Presidente Paulino Rivero, ha comentado que Canarias saldrá de la crisis antes que el "resto de España". Desconocemos los argumentos que justifican tal afirmación y sería oportuno que nos aclarase este augurio. La realidad es muy pertinaz y no basta con desear o pregonar las cosas para que sucedan; y si no, que se lo digan al "ínclito" Gobierno de España.

Simultáneamente, algunos medios de comunicación, han echado las campanas al vuelo: ahora que tenemos un émbolo de turistas y una ocupación hotelera cercana al 100%, han apelado a la responsabilidad de empresarios para incrementar las contrataciones. Tampoco creo que haya grandes alegrías en el empleo ya que los empresarios tienen el miedo metido en el cuerpo, como lo tienen los bancos.

Sin una drástica reforma laboral, que abarate el despido al mínimo y otorgue más libertad al mercado, será difícil que la cosa cambie. Los incentivos a la contratación tampoco surten efecto porque los empresarios, en general, son gente sensata y no contratan porque sea barato (sería una estupidez) sino porque existen necesidades operativas derivadas de una mayor demanda. Algunos ilusos piensan que los empresarios son como la gente que acude a las rebajas a comprar cosas inútiles o que nunca usarán, por el mero hecho de que estén rebajadas.

martes, 1 de marzo de 2011

Economía sumergida

Trabajar en la "economía sumergida" se ha convertido en una obligación moral; en algo loable que todos deberíamos practicar como forma de rebelión ante el saqueo institucional de la casta política. El Cabildo de Tenerife se gastó en el ejercicio 2010, en plena crisis, 2.138.937,69 €; sólo en los sueldos de directivos de sus empresas públicas.

Las empresas públicas son prescindibles y la ciudadanía saldría beneficiada. Los servicios prestados a los ciudadanos  pueden y deben hacerse desde la propia administración o mediante su adjudicación a empresas privadas, tal y como sucede con la recogida de residuos. Es altamente ineficiente que la administración gestione, a través de sus empresas públicas: transportes, ferias, artesanía, artes escénicas, fotografía, casinos de juego, territorio, medio ambiente, tecnológicas, energía, campos de golf, auditorios, biomedicina, formación, etc.

Si los políticos abandonaran su imperio megalómano, los ciudadanos podríamos vivir mejor y con más dinero en el bolsillo, el que nos quitan sin nuestro consentimiento mediante impuestos desorbitados y así poder pagar sus caprichitos  mercantiles. Lástima que no exista un partido liberal. La libre competencia reduciría los costes y pagaríamos menos IBI, tasas de basura y todo tipo de impuestos.

El gerente de Metropolitano cobra 148.221,69 €. Con sueldos así no es de extrañar que tengamos el transporte público más caro de toda España. Cada vez que nos montamos en el tranvía hacemos ricos a unos pocos privilegiados; en cambio, cada vez que compro libremente me parece lícito contribuir a la riqueza de los accionistas de Google, Ikea o Mercadona: se lo han ganado a pulso.  

Algunas empresas públicas ganan dinero pero aún así deberían desaparecer. Si los políticos quieren hacer negocios siempre pueden irse a la empresa privada, nada se lo impide. Me  da igual si un empresario enchufa a su yerno en su empresa, es su dinero; pero me parece delictivo que con nuestro dinero se pague al enchufado del político de turno. El dinero que sostiene a las empresas públicas sale de nuestro bolsillo. Se trata de una ecuación de suma cero: para que alguien reciba dinero sin haberlo ganado, otra persona debe haberlo producido  sin recibirlo; por eso muchas personas optan por trabajar en la economía sumergida y no pagar impuestos. Ante tamaño mamoneoeste fraude se transforma en un acto moral, lícito y admirable. Lo que te pide el cuerpo es mandarlo todo al carajo, pasarte a la economía en "B" y que los sueldos de los parásitos y enchufados los pague su puta madre.

martes, 22 de febrero de 2011

Técnicas de Venta

Hace justo una semana me robaron el scooter en el garaje de mi edificio; dentro de su maletero estaban los 10 cuadernos para mis alumnos del curso de "Función comercial", que iniciaba esa misma mañana en una empresa de informática. Cuando salí del aula me dirigí a poner la denuncia en una comisaría de policía de Santa Cruz de Tenerife, donde tuve que aporrear la puerta dos veces para "animar" a que los funcionarios (polícias) se dignaran tomarme declaración. Corroboré mi idea de que la Administración no sólo quiebra las empresas sino que es experta en cabrear a los ciudadanos. Durante los 45´ que duró la espera, llamé a mi amigo Emilio, que lleva toda una vida en la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil (menos mal que no es civil como su nombre erróneamente indica, sino militar) y me dijo que la susodicha seguramente ya estaría siendo despiezada para canibalización (las motos comen otras motos); lo cual no me pilló de sorpresa. 

He decido comprarme otra moto similar y he iniciado el laborioso proceso de búsqueda, análisis y comparación de candidatas a ser encadenadas, a partir de ahora, cada noche en una fría columna del garaje. Entre ayer y hoy he visitado 4 concesionarios de la ciudad, he probado 3 motos distintas y los vendedores han sido todos amables; lo que me ha extrañado es que todavía no me hayan preguntado cuáles eran mis necesidades o preferencias como motorista, no me hayan hecho ninguna oferta ni pedido una decisión de compra; ni siquiera mi teléfono para hacer un seguimiento comercial. Conclusión: la amabilidad es condición necesaria pero no suficiente para vender; son necesarias las técnicas de venta. Saludos.

domingo, 13 de febrero de 2011

Premios Goya: Lujo subvencionado

Estoy viendo en TVE los prolegómenos de los premios Goya y es impresionante ver tanto glamour: Guapos y guapas con éxito profesional, social y económico. Mis sinceras felicitaciones, nada que objetar. Sin embargo, viendo tanta lentejuela, brillo y fulgor; tanto vestido de alta costura, joyas que cuestan un riñón, zapatos de miles de euros, etc.; no entiendo por qué el cine español debe recibir subvenciones del Estado. No entiendo por qué debemos subvencionar una industria deficitaria cuyos trabajadores ostentan un lujo obsceno, cuasi zarista e imperial. No entiendo por qué la mayoría de los españoles, que llegamos malamente a final de mes, debemos ayudar económicamente al enriquecimiento de unos pocos privilegiados. ¿Alguien me lo puede explicar?. Saludos. Pepe. 

miércoles, 2 de febrero de 2011

Aumenta el paro

Aumenta el paro y seguirá aumentando porque nuestros políticos todavía no han leído a uno de los precursores del conductismo: B. F. Skinner (1904-1990). Este psicólogo y profesor universitario estadounidense dedicó su vida al análisis científico de la conducta animal y demostró que aquella era fruto de las condiciones ambientales. 

¿Por qué hay mucho paro en España?: Porque escasean los empleadores (empresarios) ¿Por qué las personas no quieren ser empresarios?: Porque no es rentable, no es atractivo.

Al igual que los girasoles se orientan al sol -conductismo- las personas también se orientan a lo que consideran más atractivo y conveniente. En España el sol es la administración pública y la sombra es la empresa privada. 

¿Por qué no interesa ser empresario?:
1. Cada empleado es un problema con el que lidiar cada día
2. Los costes de la SS y de despido son elevados
3. Los impuestos son elevados
4. Cuando hay problemas la justicia es lenta y favorece casi siempre a la otra parte
5. Por la noche me desvelo pensando en los problemas de mi empresa
6. La administración es más lenta que el "caballo del malo" y peor que la "carne del pescuezo"
7. Los sindicatos me fijan el salario que debo pagar y las condiciones laborales
8. Tengo la sensación de que con mi sudor estoy pagando el ocio de otros  

¿Por qué es preferible ser empleado?
1. Tengo mayor seguridad y no necesito arriesgar mi patrimonio
2. Cumplo mi horario y me voy a mi casa contento
3. Por la noche duermo a pierna suelta y sueño con los angelitos
4. Si el jefe se pone tonto me doy de baja por depresión (para que aprenda)
5. Si me va mal en la empresa, fuerzo el despido y así me pagan una buena tajada
6. Si me despiden, el Estado del bienestar se encargará de pagarme el paro
7. Siempre puedo optar por cobrar del estado y trabajar en la economía sumergida
8. El empresario tiene mala fama ("explotador" y "negrero")

¿Qué es lo que deberían hacer los políticos?: Leer más...y modificar las condiciones ambientales.
¿Qué es lo que deberían hacer los ciudadanos? Leer más...y seguir buscando -como hasta ahora- lo que más les convenga a su propio interés. No podemos modificar la naturaleza humana pero sí podemos modificar el entorno.

¿Por qué hay que pagar muchos impuestos?: Porque los políticos necesitan mucho dinero para mantener sus organizaciones, prebendas, coches, escoltas, visas, cholletes, billetes en business, dietas, seguros privados de salud, asesores, puesto de trabajo fantasmas, clientes políticos, empresas públicas y demás bolsas de nepotismo, liberados sindicales, publicidad innecesaria, subvenciones ideológicas, etc.

Escenario: Unas personas deben producir una parte de la riqueza, sin recibir nada a cambio;  para que otras puedan disfrutarla sin haberla merecido. ¡Qué terrible injusticia! ¡Qué abominable colectivismo! ¡Qué infames dirigentes! ¡Qué adormecido pueblo!

viernes, 28 de enero de 2011

Carta a un amigo creyente

Estimado amigo:
Veo que eres creyente y por eso me mandas algunos emails, en copia oculta (CCO), sobre Jesús, la fe, los milagros y demás temas que reflejan tu espíritu evangelizador y propagador de la fe católica. Esos correos no me importunan ni tampoco me ofenden. 

Mis padres no eran personas religiosas pero quisieron educarme en las Escuelas Pías, cosa que les he agradecido, ya que recibí una buena educación. En diez años en el colegio, tuve tres incidentes desafortunados con dos curas y un profesor civil que forman parte del pasado y no me han dejado secuelas. Las cosas que hicieron nada tuvieron que ver con la religión.


Fui bautizado, hice la primera comunión, fui confirmado, me casé por la iglesia y mis dos hijos también han sido bautizados como católicos. Mi mujer tiene mucha fe (toda la que a mi me falta) y es catequista en la parroquia.

No creo en lo sobrenatural, es decir, soy ateo (ahora nos llaman Brights). No tengo suficientes evidencias (como decía Bertrand Russell) para pensar que Dios exista; tampoco puedo negar su existencia pero la considero altamente improbable. A pesar de ello, participo en los actos religiosos por respeto a las tradiciones o a las personas; por eso coincidimos esta semana en la misa de difuntos de nuestro amigo Felicísimo. Soy un católico cultural.

La historia que me envias de Juan Pablo II y el Gran Rabino de Israel Meir Lau nos enseña que, de forma prácticamente generalizada, cada uno posee las creencias religiosas de sus padres; cada cuál posee el Dios de su familia. Tener una determinada religión es un hecho circunstancial. Si hubiéramos nacido en Egipto seríamos musulmanes en lugar de católicos y si hubiéramos nacido en Grecia hace 2.000 años hubiéramos creído en Zeus y Apolo.

Para terminar este alegato, no me importa, querido amigo; que me envíes todos los email religiosos que desees, siempre y cuando admitas el principio de reciprocidad: Que yo también te envíe emails argumentando en sentido  contrario, o haciendo apología de la razón, sin que por ello te sientas ofendido. Espero tu respuesta.

Recibe un fuerte abrazo. Pepe.

martes, 25 de enero de 2011

La "Barra libre" de los sindicatos

Mi amigo José Manuel me ha enviado esta gráfica. Se trata de la barra libre de los sindicatos.


Este es el peligro del ya citado "colectivismo". Que no nos pase nada...

sábado, 22 de enero de 2011

Que cada cuál se pague sus copas


Este mes de enero he descubierto -ignorante de mí- a la afamada novelista y filósofa estadounidense de origen ruso Ayn Rand (1905-1982). En España es conocida por sus novelas "El manantial" y "La rebelión de Atlas" pero su filosofía, acuñada por ella misma como "Objetivismo", es poco conocida.

Ayn Rand fue una "mente privilegiada", ya a los 9 años escribía novelas en el colegio durante las clases, "porque se aburría". Era radical -aunque asertiva- en su individualismo, racionalismo, materialismo y ateísmo. En lo económico y político, fue firme partidaria del capitalismo puro y de la intervención mínima del estado en todos los asuntos humanos (minarquía). Todo lo anterior era, a su juicio, la mejor forma de conseguir la felicidad y progreso del ser humano. Lo contrario fue denominado colectivismo: La intervención del Estado para configurar la sociedad y las relaciones humanas; acotando necesariamente la libertad del individuo.

Mi tesis es que la actual crisis económica en España es fruto del colectivismo; por eso Ayn Rand es una lectura obligada para los ciudadanos y dirigentes políticos. Su radicalismo está lleno de lucidez y es necesaria una lectura libre de prejuicios para poder captar su pensamiento.

En España, a pesar de los ajustes habidos por la crisis, vivimos en una economía que yo denomino de “barra libre”, consistente que todos queremos beber más de lo que hemos pagado, a costa de otros que, supuestamente, han bebido menos. Adrian Rogers, lo expresó muy bien en 1931:

"Todo lo que una persona recibe sin haber trabajado para obtenerlo, otra persona debe haber trabajado para ello, pero sin recibirlo... El gobierno no puede entregar nada a alguien, si antes no se lo ha quitado a alguna otra persona. 

Cuando la mitad de las personas llegan a la conclusión de que no tienen que trabajar porque la otra mitad esta obligada a hacerse cargo de ellas, y cuando esta otra mitad se convence de que no vale la pena trabajar porque alguien les quitará lo que han logrado con su esfuerzo,  eso... mi querido amigo...es el fin de cualquier nación”.

Curioso que ambos, una atea y un pastor bautista, coincidieran sobre esta cuestión: Es inmoral que el Estado quite el dinero a una parte de los ciudadanos para dársela a otros, según criterios establecidos por el propio Estado y sin el consentimiento de los primeros. Esto ocurre en España. Los ciudadanos que cuidan de su salud pagan los mismos impuestos que los que la queman. Los ciudadanos que consumen combustible (por que no los que consumen queso o lavadoras) financian la sanidad cuando enfermamos. Los ciudadanos pagamos impuestos, de forma coercitiva, recibiendo a cambio servicios deficientes o –para no ser injusto- al menos mejorables. Si cuando haya una tormenta, el estado pagará las pérdidas de la cosecha, ¿por qué motivo se debería contratar un seguro agrario?; es preferible que lo pague alguna de las “barras libres” existentes: nacional, autonómica o local. ¿Por qué motivo debería darme de alta como trabajador autónomo?; mejor vivir de las chapuzas, cobrar en “B” y el día de mañana el Estado proveerá. Resultado: injusticia social. “Todos queremos vivir a costa de todos”. “El dinero público no es de nadie”. Es muy difícil, por no decir imposible, convencer a una persona para que se haga empresario y forme parte del primer grupo de gilipollas; convencerle para que arriesgue su patrimonio, sude tinta y trabaje como un esclavo para que otros gocen del fruto de su trabajo. La gente no es tonta: “mejor me hago funcionario”.

Me gusta ser realista. Hay una buena noticia: La supresión de la cuota cameral que pagábamos las sociedades mercantiles, también llamada “impuesto revolucionario”. No era justo que todos pagáramos los cursos de formación o las misiones comerciales al exterior de algunos pocos. Ahora falta que se haga lo mismo con los partidos políticos, sindicatos, confesiones religiosas, traductores innecesarios y un largo etcétera: Que todos se autofinancien mediante un sistema de aportaciones consentidas. En definitiva propongo sustituir la “barra libre” por esto otro: “Que cada cuál se pague sus copas”.